Tortilla de Patatas

Ingredientes: 500 gr Patatas / 4 Huevos / Sal / Aceite de oliva.

Pelamos las patatas y las lavamos bien. Las troceamos, bien en cuadraditos, bien en rodajas de medio centímetro de grosor.

Freimos las patatas en aceite de oliva, pero OJO!!!: a fuego lento, muy muy despacio. Por comodidad podemos usar la freidora, pero insisto en que debe estar a temperatura media, nunca “a tope”. La idea es que las patatas se hagan por dentro pero no queden “fritas” con la corteza crujiente (como las papas fritas junto al huevo, vaya 😉 ).

Batimos los huevos en un bol (con un tenedor). Sazonamos y añadimos las patatas.
Ojo ahora, que es el “truco” de mi abuela: machacamos (sí, sí: machacamos) las patatas con un tenedor. No hace falta hacer puré, sólamente es para que se empapen bien las patatas de huevo.

Para la cantidad que estamos haciendo usaremos una sartén antiadherente pequeñita, más o menos de 20 cm. Calentamos un chorrito de aceite (no hace falta mucho) y añadimos las patatas con el huevo del bol. Ponemos a fuego lento/medio unos 10 minutos. El tiempo dependerá del grosor de la tortilla. Cuanto más gruesa más tiempo, pero más lento el fuego.

Le damos la vuelta a la tortilla con la ayuda de un plato llano. Cuidado no nos vayamos a quemar. Que no se nos ocurra voltear la tortilla en el aire, que podemos “formar” una en la cocina importante :-D.

Y si te preguntas: “¿Y la cebolla? ¡A mi me gusta con cebolla!”.

Sobre gustos no hay nada escrito, aunque yo en principio la prefiero sin cebolla. Aunque es más pesada de comer al no tener el dulzor y suavidad que aporta la cebolla, creo que la digestión es mejor.

Si la queremos con cebolla, sólo hay que cortarla en daditos y la podemos feir en la misma freidora como hemos hecho con las patatas. Es mi impresión que deben hacerse por separado, porque la patata y la cebolla tienen tiempos distintos.

Extras
La tortilla de patata tal como la hemos hecho arriba puede servir de base para tortillas más elaboradas: con calabacín, con pimientos, abierta por la mitad con salsa, rellena de jamon codido y queso, con queso, con chorizo, usarla como si fuese la base de una pizza (“tortipizza” le llama Erdecai al invento). En particular la de la foto tenía tiritas de chorizo.